El 23 de septiembre se conmemora el Día Internacional contra la Explotación Sexual.

 
     
 

La trata de personas es una forma de esclavitud donde se mercantilizan los cuerpos, es un ejercicio de poder y control que suprime todos los derechos humanos de la persona que es víctima de la trata. Día con día, esta práctica nociva y perjudicial es perpetuada debido a que muchas personas, principalmente hombres, son partícipes de este sistema cuando realizan consumos sexuales.

Es igualmente importante, enseñar a los hombres sobre el trasfondo que hay detrás del consumo sexual. La reproducción y perpetuación de la trata de personas no existiría si no hubiera una demanda constante; sin embargo, el uso del cuerpo de las mujeres para la satisfacción sexual está normalizado dentro de esta cultura. No obstante, la trata de personas con fines de explotación sexual no es un problema sólo cultural o de educación, es un problema donde se intersectan varios elementos, como la desigualdad de género, la impunidad, el sistema económico, entre otros.

La participación de los varones en el fenómeno, y los consumidores como una de las modalidades, es uno de los puntos de preocupación de organizaciones como GENDES, A.C., que ha trabajado para construir sociedades igualitarias desde el trabajo con hombres desde la perspectiva de género. De ahí que promover masculinidades alternativas que no estén basadas en la violencia y el poder contribuye concientizar a los hombres para la lucha contra este delito y grave violación de derechos humanos.

Desde GENDES nos pronunciamos por el establecimiento de disposiciones que permitan incidir de manera más amplia y efectiva en la prevención de la demanda, sin que necesariamente se establezcan sanciones penales para los consumidores. Es decir, que la Ley regule de manera más eficaz la prevención y el desaliento del consumo desde modelos de intervención que apuesten por procesos de reflexión y reeducación de las masculinidades tradicionales que por un lado cosifican el cuerpo de las mujeres, lo que está a la base de la explotación sexual, y que por otro retratan a la sexualidad masculina como “incontrolable”, que requiere ser regulada y castigada, más que sujeta a un proceso de reeducación.

En este sentido, como una estrategia además de la incidencia para modificar el marco jurídico, GENDES promueve desde talleres una vivencia integral de la sexualidad masculina, que desactive el componente cultural de la objetivización del cuerpo de las mujeres y fomente experiencias que no estén centradas en la genitalidad ni en la obtención de servicios. Los varones participantes reflexionan acerca de qué elementos de la sexualidad están ligados a la masculinidad tradicional o machista y cuáles son los impactos de estas violencias en la vida de otras mujeres para concluir con la construcción de alternativas para una sexualidad desde el respeto y el buen trato.

GENDES es una organización civil que trabaja desde las masculinidades impulsando procesos de reflexión, intervención, investigación e incidencia, para promover y fortalecer - en alianza con otros actores- relaciones equitativas e igualitarias que contribuyan al desarrollo social.

 
     
 
 

Más información
Patricia Carmona
Coordinadora de Posicionamiento Público
55 84 06 01
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.gendes.org.mx